La mesoterapia permite introducir en la piel sustancias químicas que produzcan cambios estéticos en nuestro cuerpo. Analizamos las operaciones más habituales en la figura.

La mesoterapia corporal es una de las fórmulas para conseguir modelar el cuerpo y lograr una mayor hidratación y nutrición en determinadas zonas bien delimitadas. Al igual que otros tipos de mesoterapia, como la mesoterapia facial, puede tener otros fines que no sean los estéticos aunque generalmente cuando se utiliza el término se hace ligado a la medicina estética. La operación de mesoterapia corporal consiste en introducir compuestos químicos de diversa índole y con distintos beneficios en el interior de la piel.

Existen diferentes compuestos que se utilizan para la mesoterapia corporal aunque la mayoría de ellos están enfocados a hacer que la piel sea más tersa, tenga menos imperfecciones, así como a eliminar la falta de hidratación o pequeñas manchas que han aparecido en distintas zonas del cuerpo. Al aplicarse directamente sobre la zona afectada con agujas, puede decirse que la técnica no ocasiona grandes complicaciones y que no tiene un postoperatorio complejo. Eso sí, debes considerar que ha de ser un profesional el que te la haga por varias razones. Algunas de las más relevantes las analizamos a continuación.

La mesoterapia corporal: una operación solo para profesionales

La cirugía estética en todos sus ámbitos resulta realmente costosa. Por esa razón, para muchos es importante apostar por las soluciones que tienen un menor coste. Sin embargo, ello puede conllevar muchos riesgos. Si bien cuando hay un quirófano de por medio son pocas las mujeres que se atreverían a hacerse una operación fuera de una clínica especializada, en el caso de la mesoterapia corporal podría darse la impresión de que el riesgo es mucho menor. Aunque es verdad que la no necesidad del uso de bisturíes ni de salas previamente desinfectadas reduce los riesgos, también es verdad que no son tan pocos como podría parecer a simple vista.

De hecho, ten en cuenta que cuando te sometes a la mesoterapia corporal lo que estás haciendo es introducir sustancias químicas en el interior de tu piel. Esas sustancias químicas actuarán de determinada manera y cambiarán tu organismo. Elegir aquellas que no son adecuadas para los resultados que persigues, o utilizar dosis que no se ajustan a lo que se pretende lograr puede resultar realmente complicado. De hecho, podría producirse una intoxicación, podrías salir de allí sin ningún resultado, o podrías ver como tu cuerpo muestra reacciones nada favorables. De la mano de un profesional todo esto no ocurrirá, y en caso de que se produzcan reacciones alérgicas (son los mayores efectos secundarios que puede producir esta técnica) sabrá cómo actuar en cada momento para que no desencadenen en un problema grave.

¿Segura que todavía tienes en mente llevar a cabo una operación de mesoterapia corporal en clínicas no especializadas o de la mano de profesionales no titulados?

La celulitis: el gran objetivo de la mesoterapia

Antes de someterte a una operación como la mesoterapia corporal, es probable que hayas probado toda una serie de dietas y de ejercicios para conseguir reducir la celulitis. De hecho, esta acumulación de grasa que ocasiona el efecto de piel de naranja es uno de los motivos que más veces se mencionan en este tipo de operaciones. No se trata de algo casual, sino más bien todo lo contrario. De hecho, ciertos compuestos que se utilizan en mesoterapia permite atacar directamente la causa de la celulitis y ponerle fin.

Anuncios