Exactamente igual que existen alimentos que son capaces de colaborar con la correcta salud dental, también hay algunos ideales para blanquear los dientes y fortalecerlos. No obstante, ningún tipo de alimento debe entenderse como sustituto a la correcta higiene dental, simplemente son una buena ayuda para tener una sonrisa radiante y blanca.

Independientemente de que se apueste por consumir alimentos favorables para unos dientes fuertes y blancos, también hay que continuar con la limpieza dental diaria. De hecho, esta es la única forma de prevenir patologías dentales como las caries, que si no son tratadas pueden desembocar en otras enfermedades mucho más graves como la periodontitis.

Alimentos para unos dientes blancos y fuertes

  1. Queso: el queso es uno de los alimentos más saludables para los dientes en todos los sentidos. Además de contener calcio, que fortalece los huesos de la mandíbula y las piezas dentales, también contiene ácido láctico, una sustancia que colabora en la prevención de las caries.
  2. Manzanas: las manzanas son una de las frutas más beneficiosas para los dientes. Gracias a su elevado contenido en ácido málico, su consumo funciona como un blanqueante natural. Por otra parte, la ingesta de manzanas promueve la formación de saliva, tan necesaria para la salud bucodental.
  3. Leche: la leche, exactamente igual que el queso, es una fuente inagotable de fosfatos y calcio. También contiene elevadas dosis de vitamina D. El consumo continuado de leche funciona como un aliado perfecto para el esmalte dental. Si la lactosa es un problema, se puede optar por ingerir leche vegetal o de soja con calcio.
  4. Fresas: pese a tratarse de una fruta ácida estamos ante un regulador natural del pH. Esto hace que la saliva contenga un pH óptimo para evitar daños graves en los dientes.
  5. Jengibre: este alimento es ideal para prevenir la enfermedad de las encías. Se trata de un producto antiinflamatorio natural que evita la proliferación de bacterias en la boca, colaborando con las encías para que estén sanas y fuertes.
  6. Té: el té verde es uno de los antioxidantes naturales más conocidos y beneficiosos para el cuerpo. Su consumo continuado evita la proliferación de los radicales libres dañinos para el organismo. Por lo tanto, se trata de una bebida perfecta para prevenir la gingivitis.
  7. Limón: es importante evitar ingerir limón en exceso por el alto contenido en ácidos de esta fruta. No obstante, una ingesta moderada de limón puede ayudar a la cavidad oral a producir saliva y funciona como un blanqueante natural muy beneficioso.
Anuncios